Bovino Criollo

Criadores de Ganado Bovino Criollo

cabaña canhue

Historia

El origen y desarrollo de la ganadería rionegrina, se debió al intercambio que se entabló con los indios, quienes a cambio de aguardiente y efectos abastecieron de caballos, vacunos, ovejas y mulas al establecimiento fundado por Francisco de Viedma (Gorla 1983). Estas acciones tuvieron lugar a finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuando los únicos bovinos presentes en la región eran los criollos. Según cifras oficiales en 1888 existían en Río Negro 102.894 cabezas de bovinos, en 1890 400.000 cabezas y en 1894 ascendían a 500.000 cabezas (Ruffini M. 2003). Como ha ocurrido en la zona pampeana, también aquí el bovino criollo fue mestizado con razas británicas principalmente Hereford y A. Angus y en la actualidad no existe un relevamiento racial bovino que permita identificar de forma precisa el número y la ubicación de los bovinos criollos existentes en la provincia, por lo cual lo más habitual es desconocer su existencia.-

En el año 2018, pude concretar mi proyecto de establecer en plena estepa patagónica en la localidad de Playas Doradas Sierra Grande un establecimiento productor de carne bovina teniendo como base a la raza bovina criolla.

En la Patagonia,la geografía y su diversidad de ambientes cambian constantemente del mar a la cordillera y viceversa, dando vida a una variada flora y fauna. Busque en la estepa patagónica, donde los campos son duros, llueve muy poco (150-180 mm en promedio) a diferencia de los campos de precordillera o incluso cordillera donde el régimen de lluvia es abundante y las veraneadas son ricas en proteínas y pastos verdes por todos lados. Estudiando y buscando una raza bovina que se adapte a este ambiente poco amigable para la fauna no autóctona, encontré a la Raza Criolla, pensando siempre primero en el ambiente y luego en la genética que podía implantar en ese lugar. Al elegir esta raza bovina, tuve en cuenta su historia y estudios realizados, pero fundamentalmente su rusticidad y facilidad de parto. La rusticidad es fundamental para vivir en el lugar donde está ubicado el establecimiento. La facilidad de parto, no solo por una cuestión de falta de instalaciones y apotreramiento de los campos, donde los lotes son grandes o muy grandes y no es posible estar encima de las vacas todo el tiempo, sino también porque se facilita el manejo y se disminuyen los costos. En relación a su mansedumbre, que es otra de las características del Criollo, no le di importancia o la pase por alto, además, sabiendo que las vacas que podía conseguir estaban asilvestradas desde varias generaciones, pensé que esto iba a ser imposible y que se iban a comportar como cualquier animal salvaje, y su mansedumbre se iba a manifestar recién en las nuevas generaciones nacidas en mi establecimiento.

Por fortuna, coincidió que mientras estaba poniendo a punto mi establecimiento, conocí al Ingeniero Zootecnista Rubén Martinez (quién fue la persona que descubrió el Bovino Criollo en Península Avellaneda y Bahía Onelli, Provincia de Santa Cruz), y la que me contacto con gente que estaba extrayendo animales criollos de Península Avellaneda en el Parque Los Glaciares,provincia de Santa Cruz. La captura y extracción de los animales en esa inmensa geografía, implica una serie de trabajos y acciones complejas y costosas. Se trasladan en barco hasta Punta Bandera, donde se alojan en corrales, para luego desde ahí ser trasladadas a su destino final. Todo el proceso hasta juntar una jaula de animales en Puerto Banderas, puede tardar más de un mes,por lo cual se genera una importante pérdida de estado corporal y estrés en los animales. Por último, las criollas se cargaron en camiones que recorrieron 1600 kilómetros para llevar a mi establecimiento ubicado en la localidad de Sierra Grande provincia de Rio Negro.

Llegaron en un estado crítico (cada jaula traía cuatro a cinco vacas caídas en el piso), y les esperaba un ambiente no conocido (muy diferente al de su origen). Ahí es donde me pregunté y puse en duda su capacidad de adaptación al ambiente y su rusticidad. La mansedumbre la pase por alto nuevamente en ese momento, porque principalmente necesitaba que la vacas se adapten y puedan sobrevivir a todo lo que fueron expuestas hasta llegar a su destino final. Y comenzar su nueva odisea, que es adaptarse a otra flora y condiciones ambientales muy diferentes de donde se criaron. Vinieron vacas de todas las edades, novillos (fueron capados una vez capturados), y terneras de muy corta edad sin su madre, es decirque cargaron el camión “al barrer”. Las dejamos unos días en los corrales con agua y pasto para que se repongan y antes de largarlas al campo, a las vacas se les realizo diagnóstico de preñez (para sorpresa nuestra el 90 % estaban preñadas). Esta situación nos generó preocupación debido al estado corporal y a tener que gestar un ternero después del estrés ocasionado y a su nueva adaptación. Pero las vacas estaban ahí, y las largamos al campo para continuar su ciclo biológico y poner a pruebalas características por las cuales las busque, que fueron principalmente las dos que mencione anteriormente, su rusticidad y facilidad de parto (dejando por supuesto nuevamente para otra generación su mansedumbre).

RUSTICIDAD

Las vacas empezaron a caminar siempre en fila india y en distintos grupos, por todo el campo, buscando quien sabe que, respetando los alambrados como si los conocieran, y más aún, respetando los bolleros de un solo hilo, como nunca vi en otra raza.Fueron mejorando su condición corporal muy significativamente, las vacas caminan mucho para buscar los mejores pastos (los pocos que hay) y siempre están en constante movimiento. Las dejamos un tiempo sin molestarlas, solo recorrimos los lotes para ver que no salten alambrados y no rompan los bolleros, cosa que nunca sucedió. Después de 40 o 45 días, las encerramos, no fue fácil por la amplitud del lote y la geografía con muchas sierras y quebradas, pero encerramos la totalidad en el curso de una semana y así lo hicimos aproximadamente cada 60 días. Me llamó la atención que cuando juntábamos un grupo y lo encerrábamos en un potrero de veinte hectáreas aproximadamente (mientras juntábamos las demás), las vacas se comían hasta la jarilla, cuando no quedaba otra cosa. Tienen ese “gen” de sobrevivir como sea y donde sea. Parecen argentinos, que a pesar de todos los males siempre salimos adelante (apreciación personal). Los novillos que vinieron, enseguida mejoraron y engordaron con mucha facilidad, eso me llamo profundamente la atención, porque no hay pastos verdes o en raras ocasiones en primavera aparece algún pasto verde y muy poco nutritivo. Eran ocho novillos y los vendimos como gordos.

FACILIDAD DE PARTO

La vacas que vinieron preñadas parieron todas, solo una que mal pario, su estado corporal era realmente complicado (venía echada en el camión, esta misma vaca se recupero y hoy tiene un ternero al pie) y hasta ahora no tuvimos ninguna vaca con problemas de distocia. Criaron a su ternero a campo sin ninguna suplementación. Tienen la costumbre cuando el ternero es chico(entre 1 y 15 días), de dejarlo en el campo cuando se las encierray después cuando se la larga salen disparando en busca de su ternero. Son lotes grandes de tres mil y cinco mil hectáreas de monte bajo. Pero lo encuentran enseguida, y el ternero no se mueve de donde la vaca lo deja. Los porcentajes de preñez y destete recién ahora nos estamos ocupando o armando las planillas, no lo hicimos antes para no molestar a la vaca, que venía con un gran estado de estrés y también por una cuestión de apotreramiento e instalaciones, que ahora nos estamos acomodando. Pero, por conocimiento de la gente que trabaja en el establecimiento y recorrer la hacienda y encerrar por distintos motivos (no son mas de 120 vacas) estamos en un 85 por ciento de preñez y un 100 por ciento de destete. El año 2019 y el principio del 2020 hubo una seca muy importante en la zona.-

MANSEDUMBRE

Al principio nos costó encerrarlas, en el primero y segundo encierre. Una vez dentro de los corrales se comportaban normalmente, ninguna vaca intenta saltar el alambrado o atropellar. A partir del tercer encierre las vacas ya sabíanadónde tenían que ir y en fila india marchaban la mayoría y sin inconvenientes. Me toco a mí personalmente arrear cuatro vacas con sus terneros durante 10 kilómetros en un lote con mucha sierra y quebradas, donde por momentos se pierde la visibilidad de las vacas, pero ellas sabían perfectamente adonde tenían que ir. Las vacas más adultas puntean y las otras las siguen en fila india, esto facilita la tarea. Se arman grupos de entre ocho y diez vacas con sus crías. Mirando su forma de actuar le pusimos un cencerro a las vacas que siempre encabezan las filas. Hoy el encierre lo hace una sola persona, y en dos horas o tres, encierra casi toda la hacienda (145 a 170 vacas y sus crías), con mucha tranquilidad y sin inconvenientes. Esto en lotes planos o con pocas quebradas. En lotes de sierra se tarda más por una cuestión geográfica. Su mansedumbre y acostumbramiento es realmente llamativo, muy favorable al manejo en campos tan grandes.

UBICACIÓN GEOGRÁFICA:

Playas Doradas-Sierra Grande-Rio Negro

CONTACTOS:

Lisandro Ruiz Moreno,

TE: 2477-15599147

Mail: lisandroruizmoreno@hotmail.com

Volver arriba
Ir al contenido